Jaca PDF Imprimir
Escrito por Luis José Vigil-Escalera Quintanal   
Viernes, 30 de Abril de 2004 00:00
Ni galopa ni corta el viento en este caso..............
La ciudad de Jaca se halla en la Depresión media  altoaragonesa, entre las Sierras Interiores del Pirineo -macizo de Collarada, etc.- y las Sierras Exteriores, como Oroel y San Juan de la Peña.
Allí ocupa una terraza o meseta situada a 820 m. de altitud, junto al río Aragón, que habiendo nacido en el Puerto de Somport, se dirige hacia el oeste, para entrar en Navarra y desembocar en el Ebro.
Jaca se encuentra comunicada por la carretera N-330 con Zaragoza y Huesca, y  con Pamplona por la N-240. En cuanto a líneas regulares, parten diariamente desde Zaragoza y Huesca autobuses directos a Jaca.
Mapa carreteras

Renfe ofrece trenes regionales y un diurno que conectan el Valle con Zaragoza y Madrid.
El Aeródromo de Jaca, inaugurado en el mes de julio de 1998, ofrece sus instalaciones a la hora de acceder al valle por aire, hallándose asimismo los aeropuertos más próximos en Zaragoza (150 km.), Pamplona (109 km.) y Pau (130 km.).
Además de la línea de autobuses urbanos de Jaca, la Mancomunidad del Alto Valle del Aragón cuenta con un autobús de línea regular que une las principales poblaciones del Valle
.

 

Vieja muy vieja es la historia de nuestro Camino de Santiago a través del Somport, cargada de documentos, piedras y símbolos, que engarzan su autenticidad a nuestro suelo.

Fue el primer camino.

Cruz en el caminoNuestro gran Rey Sancho Ramírez lo construyó, cuidó y propagó. Después de visitar al Papa, vino impregnado del sentido europeísta que casi obsesionaba a Roma, como idea universalista de la Iglesia.
El cambio de la liturgia visigótica o mozárabe por la gregoriana, a la que nuestro Rey dio impulso definitivo, es fuerte ejemplo de la relación naciente entre Aragón y el Papado que trajo el apoyo incondicional al Camino, como vía de unión entre los Pueblos.

S
ancho Ramírez
y su Fuero Jaqués, extendido por los reinos peninsulares y allende las fronteras, procuraron el cuidado de personas y haciendas, que llegaban por Somport. Por primera vez se establece la inviolabilidad del domicilio y la protección de personas que aquí estaban o llegaban, estableciendo el Campo Franco.

 
Aspecto del caminoY Canfranc acoge en su hospital de Santa Cristina, que no cedía en importancia a los de San Bernardo y Jerusalén, a los grandes movimientos de viajeros que visitaban Compostela, Roma o los Santos Lugares. Hoy podemos venerar estas arqueológicas ruinas.
Se construye en Jaca una hermosa catedral románica, seguramente para albergar al Santo Grial, que permanecía en nuestras montañas cantado por Wagner en su Parsifal.
Peregrino, si eliges este camino no dejes de visitar el Sepulcro de Dña. Sancha, hermana de nuestro rey. Su sarcófago Sarcófago de Doña Sancha muestra, según el Dr. David Simon, un completo catálogo del románico que penetró a través del camino y que contemplamos hasta Santiago. Todavía contiene los restos mortales de Dña. Sancha, ejemplo de reciedumbre y temple femenino, cuyo caracter marcó, sin lugar a dudas, el destino de Aragón.
C
arlomagno
podría simbolizar la presencia europea en el camino, la batalla de Rolando que nuestro historiador-arqueólogo Ubieto, sitúa en el Puerto de Palo, cerca de Somport. Pero también por este Camino se exportan al resto de Europa las maravillas de Oriente que a través de Alandalus se habían establecido en estas tierras.
 
Corriendo el tiempo van apareciendo nuevos caminos, pero volvamos nuestra vista al Codex Calistinus, para apreciar lo que el nuestro representó en los comienzos y lo que dio a los caminantes y al resto de los pueblos de la península y Europa, haciendo historia perdurable.

 

Fiestas y Romerías
 

El ciclo festivo jaqués, como el de toda la montaña pirenaica sigue el ciclo natural, el ciclo de las estaciones. Detallando aún más, conserva con plena vigencia el calendario festivo celta, con sus ocho festivales anuales basados en los movimientos del sol.
Dichos festivales coinciden con los solsticios, los equinoccios y las cuatro fechas intermedias entre cada uno de ellos. La cristianización de dichos momentos contribuyó sobremanera a la conservación de este ciclo festivo.

La eclosión del ciclo festivo y romero jaqués se produce durante la primavera, época en que la naturaleza despierta de su letargo invernal. El 21 de marzo, día en que comienza la primavera astronómica, se celebra la recuperada fiesta de San Benito, en Orante, en la que destaca su monumental hoguera, visible desde más de cuarenta pueblos.

La historia de la Semana Santa, corre pareja, como no podría ser de otra forma, con la paulatina creación de las Cofradías y Hermandades que han tenido muy diferentes épocas y formas de nacimiento.

Primer Viernes de MayoPero la primavera biológica, no olvidemos que estamos en montaña, no comienza hasta principios de mayo. En Jaca, se celebra con todo el ímpetu posible el Primer Viernes de Mayo, fiesta en que los jaqueses sacan sus mejores galas e ilusiones en recuerdo de su victoria contra el Islam invasor, dirigidos por el Conde Aznar. A la par, coincidiendo con la Invención de la Santa Cruz -el 3 de Mayo- se bendecirán términos, pastos, ganados y tierras de labor. 

Desde estas fechas hasta la fiesta de Santa Orosia, el 25 de junio, transcurren aproximadamente cincuenta días, tantos como la Pascua, por eso se ha denominado el ciclo festivo jaqués como la "cincuentena primaveral".

A finales de mayo, Jaca y los pueblos de Barós, Ara, Navasa y Ulle subirán juntos a la Virgen de la Cueva de Oroel. Entorno a Pentecostés, preferentemente en junio, se celebra el Voto a San Indalecio en San Juan de la Peña, en el que algo más de cincuenta pueblos recuerdan el Voto pronunciado en 1187 por 238 pueblos de las montañas de Jaca.

El Domingo de Santísima Trinidad, los Romeros de Campo  de Jaca, Val Ancha, Val Estrecha, Campo de Abena y Guasillo, ataviados con su indispensable ropón y palo, acuden andando a Yebra de Basa, a honrar a su patrona Santa Orosia.

Después vendrá el Corpus Christi, celebrado con especial fuerza en Jaca, con una vistosa procesión, y de forma más humilde, pero con sobrecogedoras leyendas en Asieso.

Durante este tiempo se celebran a la par otras romerías y fiestas como Santa Quiteria de Abena, San Miguel de Atarés, La Virgen de la Peña en el monte Cuculo, etc.

Y tras los cincuenta días de rigor nos encontramos con la fiesta de San Juan Bautista, el 24 de junio, cuya noche es mágica en toda la montaña. Este día acudirán a Jaca los romeros del Cuerpo de Santa Orosia, que previamente se habrán reunido en Guasa, para celebrar al día siguiente la fiesta de Santa Orosia, patrona de la ciudad y de la diócesis. Además de la procesión y exposición de los restos de la Santa, hay que reseñar los distintos actos con los que la ciudad celebra sus fiestas durante esta última semana de junio.

El ciclo primaveral está acabado. Ya estamos en verano. Pero no podemos ni debemos olvidar que cada dos años se celebra en nuestra ciudad el Festival Folklórico de los Pirineos, en alternancia con Oloron, en el que se dan cita grupos de todas las partes del mundo. Del 31 de julio al 5 de agosto de 2001, Jaca se convirtió en la capital internacional del folclore.

Texto: D. Ricardo Mur Saura

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla

 

      
Oficinas en JACA (ESCUELA MILITAR MONTAÑA) (HUESCA)
 
Domicilio Horario
 AV. REGIMIENTO GALICIA, 13    HM

 

Última actualización en Viernes, 30 de Abril de 2004 00:00
 
RocketTheme Joomla Templates