Y ahora... ¿qué hago? PDF Imprimir
Domingo, 13 de Diciembre de 2009 11:58
ImageReflexiones ante el estado actual de los sellos de valor variable en España.

Por Mario López Antuña
La supresión de los sellos de valor variable en nuestro país pasó de ser un rumor continuado a una triste realidad. Aunque todavía quedan Epelsas autónomas que los emiten éstas se encuentran en pequeñas oficinas de núcleos rurales lo que dificulta su acceso, por no hablar de los escasos distribuidores LF que, cuando no están averiados, es que los han retirado de manera definitiva. A modo de ejemplo, hemos pasado en Asturias de tener 117 balanzas franqueadoras en el año 2003 a alrededor de una docena en la actualidad. El acercarse a las diferentes oficinas de Correos de las ciudades por las que pasábamos a comprar estampillas para nuestros intercambios ha dejado de ser una costumbre que potenciaba nuestro coleccionismo para convertirse en un mero recuerdo.....
(pulsa en seguir leyendo)

Y es que el panorama actual, en el ámbito de las novedades, es simple y llanamente desolador. Los SVV no circulan de manera masiva por lo que casi nadie se puede ver ya atraído a su colección. Algunos de los filatelistas más clásicos se quejaban de que no circulaban sellos “de verdad” y sólo se veían “pegatinas” pero, al menos, esas “pegatinas” era verdaderos sellos que circulaban de manera masiva y, lo mejor de todo, todos podíamos acceder a ellos.
Pero que no haya novedades no significa que debamos darle la espalda al coleccionismo de sellos de valor variable. Hoy, más que nunca, poseemos una ingente cantidad de información que nos facilitará el coleccionismo de los SVV. Cuando empecé a coleccionarlos, allá a finales del 2001, no sabía porqué había tres o cuatro asteriscos, ni cual era el método de impresión ni cómo coleccionarlos (aprendí muy a mi pesar que no se podían lavar como los sellos tradicionales. Aún recuerdo como se disolvió en el agua aquel SVV del modelo logotipo de Correos, el número 1). Con esto quiero decir que, gracias a foros y páginas web como la nuestra, a catálogos especializados y boletines, la mitad del camino hacia la realización de una más que digna colección de estampillas ya está realizado.
Y bien, ¿qué es lo que podemos hacer? pues pensar cómo sacar nuestros sellos de valor variable y cartas de clasificadores y cajas. Ideas para ello no faltan, sólo hay que ponerle ganas e imaginación. Por ejemplo, dentro de la Historia Postal, podemos hacer un estudio de las balanzas franqueadoras de nuestra provincia o localidad, explicando con SVV y documentos postales (cartas, avisos de recibo, certificados…) la vida y periplos de las balanzas franqueadoras por las oficinas de un determinado lugar. Nuestro compañero Orlando Pérez, de Luarca, tiene una gran colección sobre las Epelsas de Asturias en donde pone por hoja dos estampillas, el recibo y una carta, en su mayoría certificada. También puede hacerse un estudio con la evolución de las tarifas del franqueo (cartas no nos faltan).
La Temática es otro campo que no nos queda ajeno. Coches, motos, barcos, trenes… todos han tenido cabida en los SVV y para todos estos temas contamos con una buena cantidad de matasellos conmemorativos relacionados que nos ayudarán en el desarrollo de nuestra colección. Particularmente, me atrae mucho la idea de montar una colección sobre la serie “Arquitectura Postal”, una serie de gran tirada, con numerosos errores de diseño e impresión y no carente de material que podemos incorporar, como las recientes Tarjetas del Correo que se ha emitido ilustradas con los Edificios de San Sebastián y Zaragoza.
Ya en la Filatelia Tradicional podemos hacer como muchos coleccionistas con series como la Matrona o Franco de perfil un estudio centrándonos en un único sello, como las colecciones de Pedro Rovira y Carlos Suárez del modelo “Siluetas”. Errores de impresión, fallos en las balanzas, las distintas tarifas, variedades en el diseño… sólo es cosa de rebuscar en nuestros clasificadores.
Y es que al final es más un problema de imaginación que de falta de material, ese material que hemos ido clasificando a lo largo de los últimos años y que espera a ser expuesto.  No lo demos todo por perdido porque, aunque estemos en tiempos grises, el filósofo Immanuel Kant ya lo dijo:
 
“En las tinieblas, la imaginación trabaja más activamente que a plena luz”.
Última actualización en Domingo, 13 de Diciembre de 2009 11:59
 
RocketTheme Joomla Templates