REFLEXIONES SOBRE LA IMPORTANCIA O NO DE UNA COLECCIÓN DE SVV PDF Imprimir
Martes, 10 de Junio de 2008 08:15
He podido leer muy detenidamente, el escrito que el amigo Vigil, ha plasmado en la revista El Eco de este mes de Junio, versando sobre la interesante participación de colecciones de Svv en la pasada edición de la Exfilna 08, de Oviedo, bajo el sugerente título “El despegue de las colecciones de Svv”. Me ha sorprendido un tanto el poder leer que para algunos jurados, el juzgar este tipo de colecciones les resulte un tanto “incomodo” por no tener conocimientos sobre los mismos, y que otros jurados se atrevan a menospreciarlos comparándolos con coleccionar….sellos de la serie básica. Y hago yo la siguiente reflexión.
¿Es que acaso, la serie básica (sea del país que sea) no es digna de ser coleccionada, expuesta y juzgada? ¿Acaso los números 1, no fueron serie básica en su momento?...ó los “ojos de buey”, colecciones todas ellas hoy en día admiradas y premiadas. No se trata de comparar porque considero que en filatelia nada es comparable, porque cada pieza, cada tema, cada modalidad, tiene su importancia.
Profundizando en reflexiones sobre si los Svv deben ó no deben tener importancia y una justa calificación, me gustaría saber si aquellos que comparan estos, con las series básicas, si se atreverían a fecha de hoy a realizar un profundo trabajo sobre cualquiera de las series básicas que nos a dado nuestro correo, al más puro estilo del gran filatelista valenciano, D. José M. Gómis (q.e.p.d.). Evidentemente posiblemente es fácil, con tiempo, conseguirla, porque Gómis ya nos dejó suficiente información para que quién se atreva, no tenga que indagar, estudiar, investigar y profundizar en la colección. Al fin y al cabo, coleccionar no es recoger sellos y guardarlos, sino que de todos es sabido que hoy en día se exige de cualquier tipo de colección, ciertas dosis de investigación, estudio y aportación de nuevos datos que hagan que la filatelia sea un coleccionismo vivo. ¿Quién se atreve hoy con las MOBBA y su estudio?.
Pues, ni más ni menos, que los que coleccionan Svv, hoy en día, lo que han hecho con estos sellos postales (nunca mejor dicho), ha sido eso. Lo mismo que en su día hizo Gómis, preocupándose de estudiar, analizar y darnos a conocer un sistema de franqueo, impuesto por Correos (y por la mayoría de los servicios postales del mundo), para que quienes vengan por detrás (los que ahora son jóvenes coleccionistas), no tengan que empezar de cero y encontrarse con que se menospreció un sistema de franqueo que décadas atrás (estoy ahora pensando en cuando nuestros jóvenes ya sean adultos) era habitual y nadie se preocupó de él.
¿Dónde reside la importancia de una pieza en concreto ó de una forma de coleccionar? Sin duda alguna según los ojos de quién la vea. Para muchos, la rareza es significado de importancia (yo opino también lo mismo). Pero no descartemos nunca que rarezas las puede haber tanto antiguas como modernas. ¿Qué pasa entonces con la importancia de una modalidad filatélica u otra? Pues un tanto de lo mismo. A nadie se le pasa por la cabeza que al coleccionista tradicional le encanta lo que hace, al de historia postal otro tanto de lo mismo, y nada que decir que los maximofilistas, que gozan con sus 3 concordancias, mostrándonos colecciones asombrosas y admirables.
Antes mencionaba que la filatelia es algo vivo, ó debería serlo, para que el estancamiento no produzca retroceso y que cada vez seamos más y mejores. ¿Ya no recuerdan esos jurados que ven con malos ojos al Svv y su coleccionismo, cuando hace década, coleccionar un tema parecía un sacrilegio? Pues fijaros que aquel sacrilegio que algunos no concebían, hoy en día se ha convertido en una de las modalidades filatélicas más importantes en cualquier exposición filatélica que se precie, y posiblemente la que más seguidores en todo el mundo tiene. ¿Y como se ha podido pasar del desprecio que tuvieron en aquellos años, al éxito de hoy en día? Creo que es muy sencillo: constancia, ganas de superación, evolución constantes de la temática, y sobre todo, la realización de un reglamento que unifique criterios tanto a la hora de coleccionarla (se entiende por montar la colección para exponerla) y lo mismo a la hora de ser juzgada. Pero al igual que ha pasado con la filatelia temática, tradicional, historia postal, maximofilia, etc., es evidente que para que la filatelia este viva y el coleccionar Svv sea aceptable por todos, estos reglamentos son necesarios y han de ir evolucionando, cambiando, mejorándose, y solo así se conseguirá llegar a poder tener el respeto por el trabajo que muchos coleccionistas de Svv realizan.
El amigo Vigil ya lo apunta en su escrito: se está trabajando para tener un reglamento propio para “Los nuevos signos de franqueo”. Y eso es inevitable, la filatelia ha de evolucionar al son que lo haga el correo. Cada vez nos encontramos con nuevas formas “legales” de franquear la correspondencia, y nosotros como bueno amantes de la filatelia, no nos podemos quedar detrás, estancados en el pasado, menospreciando lo actual por el mero hecho de ser considerado material nuevo.
Reconozco que para muchos jurados, tener que calificar algo que desconocen, es tarea ardua y complicada, pero con voluntad todo se puede conseguir. La filatelia, nuestra forma de entenderla, da pie a tener colecciones muy variadas, y con la libertad de poder escoger aquella parte de ella, que más nos satisface, la que más nos llena y nos hace disfrutar, tenga el sello, 1 o 100 años, venga de una papelera o de una subasta, se haya pagado por la pieza nada ó millones. Lo importante, y que no se nos olvide, es que lo que hoy podamos menospreciar y con ello dejar pasar el momento, en un futuro nos será más difícil de entender y conseguir.
Un saludo a todos, y que pronto esté, ese reglamento en la calle para que podamos algunos empezar a disfrutar con esta modalidad filatelia de nuevos signos de franqueo.
Pepe Ivars Ivars
Presidente. A. Filatélica de Calpe
Última actualización en Domingo, 29 de Junio de 2008 12:17
 
RocketTheme Joomla Templates