I Concurso de redacción "la carta como medio de comunicación" CECE PDF Imprimir
Escrito por Luis José Vigil-Escalera Quintanal   
Martes, 29 de Abril de 2008 18:31
Image El jurado compuesto por el profesarado de letras del IES Cuenca del Nalón ha decidido otorgar el premio en esta primera convocatoria a un socio del clib, por lo que nos sentimos doblemente contentos, y que ha recaido en Iyan Vigil-Escalera Fernandez. Podéis leer la redacción pulsando en leer más..
 

Señores y señoras, hoy es un día aparentemente normal, aburrido, e incluso me atrevería a decir rutinario, pero, a pesar de todo esto, miles de personas están felices, emocionadas o, lamentablemente, apenadas… Quizás hoy no sea un día cualquiera para todo el mundo, quizás hoy haya llegado algo que les haga felices, o algo que los deprima, pero ante todo algo que rompe la rutina, sí, señores y señoras, hablo de la carta. La carta, aparentemente un pequeño trozo de papel, puede guardar sentimientos y emociones, puede guardar recuerdos, puede guardar todo lo inimaginable, pero, aún así, la carta está amenazada muy seriamente, tal vez, solo tal vez, lo que exponga a continuación les haga comprobarlo, procedamos a averiguarlo…

 

 

Los orígenes de la carta son difusos, están perdidos irremediablemente en el tiempo, y, a cada paso que damos, a cada segundo, se aleja más y más, pero, aún así, tenemos un principal sospechoso: Egipto. Está comprobado que los antiguos faraones enviaban cartas en las cuales constaban órdenes y sus dominios, las cartas eran trasladadas por un emisario que tenía la obligación de entregarlas en su destino.

 

 

El primer sistema de correspondencia oficial fue creado, como no, por Roma, concretamente Julio Cesar, en su origen se trataba solamente de envíos con datos sumamente importantes para el imperio, pero, poco a poco, se fue extendiendo hasta hacerse de dominio público, estamos ante el paso decisivo para el sistema actual: lo que hoy se denomina correo postal.

 

 

El sistema de envíos fue evolucionando hasta comenzar a crecer el Servicio de Correos, que por aquel entonces estaba reservado para entidades privilegiadas, su uso era excesivamente caro, y su circulación y procesos extremadamente lento. Antiguamente el pago se realizaba en destino, lo cual ocasiono múltiples problemas de impago de la cuota establecida hasta llegar a tal punto de egoísmo que se crearon códigos secretos con los cuales se podía conocer el interior de la carta antes de abrirla, pudiendo así devolvérsela al cartero. Años después la solución estaba cerca,  Rowland Hill creó una especie de lo que hoy en día denominamos sellos, en los cuales constaba el importe a pagar, que esta vez era pagada por el emisor y se regulaba según el tamaño y peso del envío.

 

 

Hoy en día el sistema ha mejorado en cuanto a tecnologías y automatismos se refiere, pero, deberíamos agradecer a los egipcios, romanos e ingleses este maravilloso sistema de correspondencia, pero, seguirá mejorando o, como a todos se nos ha ocurrido pensar alguna vez, estará acabado… El aumento y evolución de la tecnología de hoy en día es increíblemente rápido hasta llegar al punto de atraer a todo tipo de generaciones, si no por ocio por necesidad, todo este movimiento genera múltiples opciones y posibilidades como un lector de textos para personas con discapacidades visuales a, incluso, un “panel” con el que se pueden comunicar personas con discapacidad física y/o psicológica entro otros. Esto supone un gran avance en el mundo de la comunicación ya que permite acceder a la información de forma casi inmediata, lo que ha sido buscado siempre por la escritura y literatura… Hoy en día existen otro tipo de cartas denominadas E-mail, se trata de una carta electrónica que vía internet es enviada a su destinatario, también podemos hablar de los ya tan populares SMS, que es el equivalente pero para móviles, ambos poco a poco comen terreno dejando de lado a la ya tan clásica carta, esa carta que, antaño, nuestros antepasados usaban para comunicarse sin saber si, de algún modo llegaría a su destino, esperando impacientes una respuesta, esa carta que tantas ilusiones ha despertado, esa carta que ha supuesto el medio de comunicación más importante durante muchos siglos, esa carta que nos ha hecho reír, llorar e incluso reflexionar, pero, sobre todo, esa carta que nos ha hecho evolucionar como personas.

 

 

Y hoy, señores y señoras, me siento honrado de poder decir que, la carta, es el pasado, presente y futuro, porque los momentos buenos nunca se olvidan.

 

 

Última actualización en Miércoles, 07 de Mayo de 2008 19:24
 
RocketTheme Joomla Templates