Requiem por un sello español PDF Imprimir
Domingo, 05 de Noviembre de 2006 01:00
ImageA la vista de lo visto, y de no cambiar la situación, pronto el coleccionista de sellos, buscará estos entre los vestigios del pasado porque de continuar la proliferación de ejemplares como el que muestro a continuación...... (pulsar en leer más)

el adiós al sello español en cualquiera de sus versiones (Svv incluidos) está a la vuelta de la esquina. Recuerdo cuando se lanzaban quejas donde el sello usado era el protagonista puesto que la correspondencia diaria ya no daba la posibilidad al coleccionista de ir rellenando su mancolista; las cartas ya venían con el también interesante “Franqueo Pagado” impreso y utilizado por miles de empresas y organismos oficiales. Además, los no-partidarios de los Svv, también lanzaban sus críticas al ver como Correos daba prioridad al franqueo de la correspondencia con esta nueva forma de sello postal.

 

 

 

 

Pero de repente, cambian las formas. Ahora ya ni sello, ni Svv. Tan solo unas marcas “postales” que hacen de la carta una pieza interesante, bonita, curiosa, pero que pierde ese encanto de la búsqueda de la pieza que falta en el clasificador, la búsqueda del error, la variedad.

 

 

 

 

Con todo esto, se acaban los clasificadores, ya no se tendrán que limpiar más sellos, trabajo que tanto agrada a los jóvenes que empiezan a conocer el sello postal. ¿Y que les diremos ahora cuando los próximos jóvenes nos pregunten donde están los sellos? Un trabajo difícil para los monitores que tendremos que tratar de explicar que el sello postal “fue” un pedazo de papel engomado que antiguamente se utilizaba como pago previo para el envío de la correspondencia y que una vez utilizado el filatelista lo despegaba del sobre y lo utilizaba para coleccionarlo y estudiarlo.

 

 

 

 

Y que decir de los historiadores postales, a los que se les acabo la difícil tarea de tener que estudiar las tarifas postales en los ejemplares, explicándolas al utilizarlas para sus colecciones. Fíjense en la pieza en concreto, y díganme donde aparece lo que el remitente tuvo que abonar por dicho envío. No se si avanzamos con la tecnología ó retrocedemos porque me viene a la mente cuando en siglos pasados, donde la tecnología casi no existía y lo más moderno posiblemente fuese la rueda, donde no se había ni inventado ese sello que ahora casi tiene sus días contados, los funcionarios de aquel correo de antaño, indicaban el precio del servicio prestado.

 

 

 

 

Menos mal, que además de la marca azul el sobre viene con un fechador y al menos podemos conocer la fecha de salida.

 

 

 

 

En fin, solo me queda esperar que este sobre no sea fruto del futuro y se trate solo de una curiosa pieza que ha llegado a mis manos y de esa forma no tengamos que repetir la frase “Réquiem por el sello español”.

 

                                   <ampliar imagen>

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                  José Ivars Ivars

 

 

 

 

Última actualización en Lunes, 13 de Noviembre de 2006 09:56
 
RocketTheme Joomla Templates