Editorial PDF Imprimir
Jueves, 27 de Julio de 2006 00:00
La necesidad y obligación histórica de conservar.

 

Como historiador aficionado, el coleccionista del tema que sea, tiene la obligación y la necesidad de conservar del mejor modo posible el material del que disfruta. 

 Necesidad de conservar, porque así disfrutará más tiempo de su colección y justificará la gran cantidad de tiempo que ha dedicado a sus intereses como coleccionista.  

 

 

 

 

 

 

 

Obligación de conservar, porque aunque sea él quien disfruta en estos momentos de su colección, tiene la obligación de conservar su material para que generaciones futuras puedan conocer y disfrutar del mismo modo las piezas que componen su colección. No podemos olvidar que nuestra vida es finita, pero la historia no tiene fin, con lo cual nuestra colección debe de sobrevivirnos del mejor modo posible. Claro que entran aquí otros factores que una vez desaparecido el coleccionista, él no controla, pero... deberíamos de algún modo asegurar su pervivencia después de nosotros, pero no es este el tema de este pequeño artículo.  

 

La conservación de nuestro material es sumamente importante. No podemos olvidar que a nuestros sellos de valor variable les afectan una serie de inconvenientes a la hora de su conservación. Todos sabemos, conocemos y hemos visto como las primeras emisiones de SVV térmicos van perdiendo su impresión del valor facial si su conservación no es totalmente acertada. Si no hacemos el esfuerzo de procurarles una conservación eficiente, nos encontraremos en muy pocos años con la desaparición de parte de nuestras colecciones, con lo que se perderá al mismo tiempo parte de la Historia Postal de este pais.  

 

Una de las primeras medidas a tomar sería la selección de aquellas piezas que ahora mismo presentan una buena conservación e inmediatamente procurarles un medio de almacenamiento lejos del calor, la humedad y la luz. Sería recomendable y seguramente muy acertado conservarlos dentro de filoestuches de buena calidad, aunque esto tiene el gran inconveniente de un elevado coste para el coleccionista, minimizado si el método resulta realmente eficaz, extremo que hasta el momento hemos podido confirmar a razón de los múltiples ejemplos que hemos visto.  

 

También, evitar, el almacenamiento de sobres en fundas de plástico, yo he sido el primero en llevarme una ingrata sorpresa al ver algunos de ellos que están perdiendo la impresión. No es aconsejable este modo de conservación, está claro. 

 

Otra faceta sumamente importante para que el material relativo a nuestra afición llegue a nuestros herederos filatélicos, es la conservación de sobres de todo tipo, aunque el inconveniente añadido que esto tiene es la gran cantidad de espacio que necesitamos para almacenarlos. Es aconsejable que su tamaño sea menor que el famoso “americano”, pero actualmente está muy en uso por parte de la mayoría de las empresas, y esto nos obliga a guardar también piezas de este tamaño, poniendo aún más problemas si cabe a su almacenamiento y conservación.  

 

Si somos capaces a comprender esto, la vida de nuestras colecciones puede ser muy larga, mientras tanto tenemos la obligación de seguir investigando hasta encontrar un método de conservación que resulte totalmente eficaz y asegure la supervivencia de nuestras piezas para futuras generaciones de coleccionistas, historiadores aficionados, que vendrán a sustituirnos y a disfrutar de lo que nosotros hayamos conseguido perpetuar.

 

 

 

 

 

 

 

Última actualización en Martes, 01 de Agosto de 2006 12:39
 
RocketTheme Joomla Templates