EDITORIAL: EL CAMINO CORRECTO PDF Imprimir
Viernes, 04 de Noviembre de 2005 18:57
Image
A veces uno no sabe si sigue el camino correcto hasta que otros se lo recuerdan.
 
Muchas veces el intentar abrir nuevos caminos, desbrozándolos a su paso, implica un poco de soledad.
 
Soledad en el sentido de que no sabes si lo estás haciendo bien o mal.
 
Supones que bien, pues no arrecian las críticas, pero siempre te planteas que esto puede ser debido a que “temen” hacerlas, o por simple pereza.
segunda parte, punto y final
Es el momento en que te paras y reflexionas.
 
¿Qué me/ nos había/mos propuesto?
¿Qué hemos conseguido?
¿Qué haremos ahora?.
Hemos conseguido pasar de ser cuatro locos de los SVV a ser un club y una afición en alza.
Hemos conseguido muchas cosas:
    •  La creación de una Comisión de Estudio
    • La dignificación de este coleccionismo
    •  Ser la página web de referencia
    • Tener un foro de libre expresión
    • Éxitos internacionales con la web y las colecciones
    • Que por primera vez primen los intereses colectivos, y no los comerciales, anticipando a todos la posibilidad reconseguir las cosas por si mismos, o sino facilitándoselas a valor de emisión, sean socios o no.
    • Y lo más importante: muchos amigos y compañeros.
Pero claro, esto no sale gratis.
 
Esto se paga, y aunque piensen que nos lo hacen pagar caro, la verdad es que el precio es ridículo.
 
 Porque diatribas que rallan en la obscenidad, provenientes de sectores marginales de la filatelia y de los “malos comerciales” nunca pueden hacer mella, lo más que pueden hacer, es como en este caso, ratificarnos en nuestro camino.
 
 Porque no puede criticar de intereses oscuros, quien desde un principio ha hecho de ellos su única razón de ser.
 
Todos vosotros conocéis y sois testigos, nuestra trayectoria.
 
Todos podéis decir y atestiguar, que hemos informado siempre que hemos podido, con anterioridad la forma de conseguir las piezas de nuestra colección, y cuando no ha sido así, lo hemos criticado públicamente.
 
Que responda públicamente este comentario, quien pueda asegurar lo contrario, pero eso sí, con pruebas, no con difamaciones.
 
Que me/nos  digan que otros han hecho lo mismo, o incluso, ahora, hacen lo mismo.
 
Por que siguiendo las trayectorias se conoce a los grupos y las personas, y algunos grupos y personas, NUNCA HAN TENIDO LA DECENCIA DE ADELANTAR las informaciones, hasta que no se han asegurado que los demás ya no podrán conseguir ese material, y que si lo quieren han de pagarlo al menos multiplicado por dos.
 
Pero claro esta, esos marginales y automarginados, ( aunque eso sí, en privado se lamentan de que nadie les hace caso, y aceptan orgullosos y solicitos que se les pida consejo y asesoramiento como forma de salir de su aislamiento, por el bien común, pero que en cuanto les das la espalda, te apuñalan sin piedad) con su habitual cinismo ocultan y manipulan la realidad.
 
Ocultan el hecho de que la regulación de las leyendas conmemorativas es un logro de la Comisión de estudio, gracias al apoyo del Club CECE, de FESOFI y a la buena predisposición encontrada en el SF, a la par que ocultan su intención de que nada se regule, para poder seguir haciendo de las suyas.
 
También ocultan, que todo fue un lecho de rosas mientras disfrutaron en connivencia con comerciales extranjeros de información que les permitió sacar un abundante margen comercial.
 
 No hace falta ni siquiera pasarse por páginas de subastas para encontrar, eso sí convenientemente inflado aunque algo menos que lo que les inflan a sus subscriptores, el material así conseguido.
 
Ocultan también que en dichas páginas de precio fijo, exigen un pedido mínimo, pese a cobrar el precio que les apetece más los correspondientes gastos de envío.
 
Eso sí, eso es fomentar la filatelia, no lucrativa, y lo demás son zarandajas, autoloa y autobombo.
 
Por supuesto al igual que lo demás, ni está legalmente registrado, ni paga los correspondientes impuestos por actividades económicas.
 
 Lógicamente en este país, le pese a quien le pese, desde la entrada en vigor de la constitución, no se puede registrar legalmente ninguna asociación que decide indiscriminadamente, tú me vales, tú no me vales.
 
Cuando se descubrió y denunció este montaje, por supuesto que el culpable de todo fue quien lo denunció y tan solo exigió libre acceso de todos a las mismas oportunidades.
 
 Por otro lado su desconocimiento de la filatelia, los sellos, y el vocabulario es tan evidente, como su desconocimiento de los hechos que critican alegremente.
 
Se confunden términos y nociones, unas veces por simple ignorancia de lo que se habla, y otras intencionadamente. Se repudian ciertos productos filatélicos, pero no se tiene el menor empacho ni rubor en intentar acapara al 100% de los mismos, lo cual origina una en su propias palabras “absurda discusión con el funcionario de Correos”, cosa incomprensible si son sub-productos o productos basura como los califican, o tampoco se entiende su intento de conseguir “modelos exclusivos” bajo la baladí excusa de que “en el modelo que pretendemos aportar para nuestro uso particular, se vería mejor….”.
 
Por supuesto también ocultan a sus propios subscriptores los regalos recibidos de otras asociaciones, puesto que dicen no disponer de dicho material, que les ha sido regalado o vendido a precio de facial.
 
Por muchas voces que den, y que seguirán dando, no nos vamos a mover de la línea marcada, que es la defensa del interés común, la transparencia y la dignificación de nuestra afición.
 
No vamos a perder un minuto más en discusiones, ni explicaciones, como no lo hemos hecho hasta ahora.
 
Pero claro todo tiene un límite y ese límite ha sido sobrepasado. Ahora todos sabéis perfectamente donde está cada cual, y sois libres de elegir,
 
Tenéis los elementos de comparación, y desde luego no valen las medias tintas, no vale el contigo y con ellos.
 
Porque como jocosamente se viene hablando desde hace un tiempo en los corros cercanos a nuestro mundillo, hay un “lado oscuro, dirigido por un señor oscuro, que pretende que la oscuridad sea la reina”, que informa cuando está seguro de que no hay más posibilidad que acatar sus precios y caprichos, y un lado luminoso que informa, e incluso ayuda sin interés ninguno al desarrollo de la afición y de todo el que le pida ayuda, sin intereses ni recargas, sin pedidos mínimos, sin sobreprecios….
 
Aquí ponemos un punto y final, y solo si quien está en el lado oscuro decide acatar “la luz”, olvidarse de protagonismos agónicos e intereses lucrativos particulares, será un punto y a parte.
 
 Bienvenido será, sus subscriptores saben que pueden conseguir lo mismo o más a valor de facial, es su decisión.
 
 
 
Última actualización en Viernes, 04 de Noviembre de 2005 18:57
 
RocketTheme Joomla Templates